P O E M A S - Lecturas: 1915564 - Poetas: 963 - Poemas: 11821
Poemas clasificados por autor y orden alfabético Autor alfabético Poemas clasificados por autor y orden cronológico Autor cronológico Poemas clasificados por nacionalidad Autor Nacionalidad Leer todos los poemas secuencialmente por orden cronológico poemas CRONOLÓGICO Buscador de poemas Volver
poema
 

dumey corzo

Lecturas: 235

Agregar comentario
Leer comentarios

 
Romeo y Julieta MMXII
Y tú que siempre decías,
Que nunca me dejarías de amar,
Que para ti, esto era algo imposible,
Te enfrentas hoy, a que no ansias,
Ningún roce con mi piel,
Y quieres que firme el papel
Donde me haces renunciar,
Al amor que creía invencible.

Al que me hiciste disfrutar,
Llenándome de falsas promesas,
Que creí, mientras tú decías,
Que nuestro amor era eterno,
Dos almas gemelas, un altar,
Julieta y Romeo, sin sorpresas,
Sin tragedias, sin profecías.

Y la cruda realidad,
Es que todo lo que decías,
Era solo cuando tú sentías,
Las ilusiones de estar enamorada,
Porque en honor a la verdad,
Cuanto te ame, no merecías,
Y yo se que siempre mentías,
Pero en nuestra humilde morada,
Te hice una mujer amada,
Y no me importo, tu debilidad,
Ni las mentiras, ni las promesas,
Porque un hombre, cuando ama,
Entrega toda su vida.

No está pensando en más nada,
Si el amor es reciproco, o no,
Tampoco piensa en el abandono,
Sin posesión, ni idolatría,
Un amor sano, es una manada,
De sentimientos salvajes,
Que ruedan, en un carruaje,
Llevado por los instintos,
Más duraderos y hermosos,
Que brotan de nuestro ser,
Y si tenemos que padecer,
Por una traición, o no,
Por un abandono, o no,
De quien tiene nuestro amor,
No seremos rencorosos,
De alguna forma distintos,
El revés es para uno crecer,
Se lleva, como a la patria.

Y tú que siempre decías,
Que nunca me olvidarías,
Después de acabar lo nuestro,
Entendí que algo siniestro,
Fue creer, que me amarías,
Que guardare las memorias,
Más gratas de nuestra unión,
Como si fuera el mecías,
Que llega a tu reunión,
De tus falsos sentimientos,
Y de aquellos argumentos,
Que solo un tonto creería.

Un tonto, o alguien real,
Que se enamoro de tu persona,
Y que ahora sufre la ausencia,
Por la estúpida decisión,
De amarte si condición,
Sin tu ser, la mujer ideal,
La que siente con mi presencia,
Un sentimiento especial.

Te llevaste todo de mí,
Mis besos, mi alma, mi amor,
Y no pensaste, que es mejor,
Que te sientes a meditar,
Si estas actuando muy mal.
Si estas en tus cabales,
Porque si me amas o no,
Si me engañas o no,
Tendrás que reconsiderar,
El separarte de mí,
Porque yo también te prometí,
Yo también te mentí,
Yo también, no te puedo tocar,
Porque pienso, que el amar,
A los dos nos volvió loco,
Que hoy quieras terminar,
Y que tú no me extrañas,
Es solo una telaraña,
Que nos hace la emoción,
Por un disgusto del corazón,
Con la mente que sentimos,
Y esta pelea que tuvimos,
Es solo para comenzar,
Un ataque de celos absurdos,
Un ahogo por tanta presión,
Deseos de ser libres,
Pero luego cuando emigres,
Cuando ya no estemos juntos,
Seremos un alma en pena,
Aquellas almas gemelas,
Que no pueden respirar,
Y no podremos soportar,
Como Romeo y Julieta,
Y de alguna forma secreta,
Nos quitaremos la vida.

Tal vez no sea del cuerpo,
Este quedara con vida,
Pero tu mente y la mía,
Todos los sentimientos,
Se esparcirán en el viento,
Viviremos en el pasado,
Y cuando pase por tu lado,
Y veas que no eres mía,
En esos mismos momentos,
Morirás de arrepentimientos.

Y tú que decías,
Que nunca me dejarías
Por eso no te dejare ir.
Yo tu Romeo,
Tu mi Julieta,
Tienes la libertad, que quieras,
Pero sabrás de verdad,
Lo que quieres,
Que me lo digan tus labios,
Que me lo diga tu cuerpo,
Dímelo de corazón,
Y entonces, romperé la profecía,
Dejare este cuento,
Dejare de retenerte,
Dejare que me digas,
Que no me olvidaras,
Te recordare,
Que tú decías, cosas
Que yo también dije un día.

Fin
Dumey corzo

dumey corzo

Subir