P O E M A S - Lecturas: 1915564 - Poetas: 963 - Poemas: 11821
Poemas clasificados por autor y orden alfabético Autor alfabético Poemas clasificados por autor y orden cronológico Autor cronológico Poemas clasificados por nacionalidad Autor Nacionalidad Leer todos los poemas secuencialmente por orden cronológico poemas CRONOLÓGICO Buscador de poemas Volver
poema
 

dumey corzo

Lecturas: 233

Agregar comentario
Leer comentarios

 
Que sabes tu de mi
.
Que sabes tú de mí,
Cuando dices que no tengo fe,
Que perdí la conexión existencial,
Que renuncie a toda doctrina,
Que sabes? Si tú ni te imaginas,
La certeza que tengo de Dios,
Y no de una manera superficial.

Que sabes tú de mí,
Qué me dices que no tengo vida,
Que no tengo ningún amigo,
Y que nadie me soporta mucho,
Que sabes? Si no ves que yo lucho,
Por vivir, de una manera decidida,
Y que nunca estaré muy solo,
Porque Dios está conmigo.

Que sabes tú de mí,
Que dices estoy lleno de defectos,
Ya no me conoces, ese es el problema,
La convección entre nosotros se perdió,
El amor que extravió su tema,
Yo sé que tengo defectos, al igual que otros,
Y también tengo problemas,
Pero mi único dilema, es que no soy perfecto.
Que sabes tú de mí,
Cuando me dices que no soy bueno,
Que no tengo corazón,
Que nunca tengo la razón,
Que mi voz es como un trueno,
Y que siempre estoy enojado,
Que sabes? Si no has pensado,
Que solo mi sombra, vistes de mi.

Que sabes tú de mí,
Nunca llegaste a conocerme,
Me imaginaste de una manera,
Y cuando me vistes tal como era,
Y que no puedes comprenderme,
Te sentiste cual si fuera,
La que dolida esta siempre,
Y no te das cuenta que al verme,
Solo vistes los defectos,
Aquellos que deseabas,
Para izar tu bandera,
Y hacer creer que me amabas,
Cuando en este juego de veras,
Nunca me conociste.

Que sabes tú de mí,
Solo que no soy quien tú quieres,
Pero deshacerte prefieres,
A las malas, no a las buenas,
De una manera sincera,
De quien no te convence,
Y así te ahorras los míseros,
Despechos del alma,
No luces como una altanera
Y cuando un hombre te quiera,
Aunque tú no lo ames,
Se prudente y compañera,
Amiga y buena mujer,
Y así podrás renacer,
Cada vez, que de amor padezcas,
Porque fingiendo te espera,
No conocer a nadie,
Aunque te ame de veras.

Fin
Dumey corzo.

dumey corzo

Subir