P O E M A S - Lecturas: 1915564 - Poetas: 963 - Poemas: 11821
Poemas clasificados por autor y orden alfabético Autor alfabético Poemas clasificados por autor y orden cronológico Autor cronológico Poemas clasificados por nacionalidad Autor Nacionalidad Leer todos los poemas secuencialmente por orden cronológico poemas CRONOLÓGICO Buscador de poemas Volver
poema
 

dumey corzo

Lecturas: 174

Agregar comentario
Este poema no tiene comentarios.

Por gusto
Tengo miedo de tenerte,
Por tanto, que he soñado,
Porque estoy enamorado
Mucho antes de conocerte.

Tengo muchas fantasías,
Un deseo casi alucinante,
Que el día, que seas mía,
Nada será como era antes.

Es casi perfecto el amor,
La relación que tenemos,
Dulce néctar, resplandor
Es sentir que renacemos.

Y la romanza, sangra se arrebata de insensibilidad,
Y la palabra llana, efímera blasfema realidades,
Es torpe lúgubre, tempano de sentimientos.
Un gran barco a la deriva, en aguas de ambigüedades.

Y la cuarteta, es obsesión del verso enchapado en siglos,
De embusteros del manicomio de la rima acaudalada,
De la herencia de la mente y la cordura, frente al ego,
La puerta de la costumbre en el cerebro pendenciero.

Y la inspiración gatillo del talento, luz del alma ciega,
Obstáculo que alcanza, los pies de letras prófugas,
De la conciencia que se escapa al mercado de los ojos,
Al juez del abstracto, al justo tiempo del misionero.

Llenas lo que buscas, encuentras lo que necesitas,
De nada sirve comprender paredes, pesar la atmosfera,
Detener el tiempo, encontrar la paz, vencer el miedo,
Conjugar palabras, si no estás fuera de tu protesta.

De métrica y linaje hay incontables abismos altaneros,
De amuletos conceptos grotescos, y columnas de odios,
Cinceles de hipocresías y espátulas de pendencieros,
Hachas de abismales raíces de hambre y deslealtad.

Otros mundos están llenos de preciados metales,
Y son insignificantes, por otras percepciones de la vida,
Otros versos llenan corazones, llenan libros, estantes,
Multitudes, nadie posee la verdad, nunca es suficiente.

Volar tan alto, sin saber donde quieres llegar, hondar el alma,
Luego ver monstruos, en vez de edades, cosas hermosas,
Sin entender otras cosas, sentir el amor, es algo único,
Derrumbaría este miedo, estas letras, esta sensación.

Y aquellas romanzas del caballero, son sujetas a la dimensión,
Potáramos del valle, péndulo de la relatividad, que es Dios,
Eso es la vida, contradicción, espejismos, emociones, fuerzas,
Que se atraen y se repelan, ideas que brillan o padecen de sed.

Admiradores, desprecios, todo justo a tiempo, hasta la eterna,
Tempestad de la mente, del júbilo, del protagonismo,
Todo explota adentro y fuera de sí, todo se fortalece,
Y se quiebra desde su óptica, y desde tu lugar en el espacio.

Esta romanza es una catástrofe del alma, una supernova del yo,
Es un enigma de mi conciencia, una desesperanza del corazón,
Una batalla de los nervios, una búsqueda de la razón, un átomo,
Del miedo, a no sentir una gota de inspiración, ni satisfacción.

Solo la decadencia es fuerte, solo la locura es genialidad vital,
Gravedad del espacio, eje de la conciencia, laboratorio del arte,
Palabra que defino, como una manifestación de actuación fingida,
Cada verso es mendigo, limosnero del corazón y del prójimo.

Cada verso es un Dios, un Rey, un animal salvaje,
Una piedra, una rosa, un ave, un océano infinito, una nube,
Un cristal, un reloj, un mapa, un sonido, un arma, un escudo,
Un globo, un azabache, un diamante, todo lo malo y lo bueno.

Cada letra es gelifico, del espíritu, vivienda del sentir,
Del arquitecto, del oscurantismo, del satírico, del destructor,
Y nosotros somos los portadores de esta dimensión,
Los infectados, o bendecidos por las palabras, y por dios.

Tengo miedo de tenerte,
Porque no eres material,
Por no poder nunca verte,
Por vivir solo en mi ideal.

Si eres amor, luz, mujer,
Que más da, yo te temo,
Porque vives en mí ser,
Y con fuego, me quemo.

Fin
Dumey corzo.

dumey corzo

Subir