P O E M A S - Lecturas: 1915564 - Poetas: 964 - Poemas: 11822
Poemas clasificados por autor y orden alfabético Autor alfabético Poemas clasificados por autor y orden cronológico Autor cronológico Poemas clasificados por nacionalidad Autor Nacionalidad Leer todos los poemas secuencialmente por orden cronológico poemas CRONOLÓGICO Buscador de poemas Volver
poema
 

dumey corzo

Lecturas: 216

Agregar comentario
Este poema no tiene comentarios.

Odisea de un balsero
Yo conocí un balsero que en su salida suicida
Le faltaban las dos piernas, comida por tiburones
Esos que no tienen piedad y que hay por montones
Entre Cuba, el golfo y el estrecho de la florida.

Andaba como un alma en pena, casi ya una sombra
Dando vueltas sin parar, con unas rusticas muletas
Gimiendo de dolor, y nadie paraba aquel atleta,
El tenía una historia, que veras como te asombra.

Sus piernas no eran su dolor mayor mas lamentado
Sino que estando a su lado toda su familia entera
Vio comerse además de sus piernas, sus seres amados
Y por si fuera poco, además de su familia su bandera.

Vio comerse a las fieras despiadadas sus dos hijos
Luego a su madre, su esposa, hermanos y amigos
Y grito! Porque no empiezan por mi!, malditos conmigo
Y no ver lentamente como se comen a todos y mis hijos.

Puso sus piernas al agua a merced de aquellos peces
Pidió a Dios mil veces que la muerte por fin lo tomara
Pero vio morir su familia, agonisando, Que les parece?
Su familia, quienes le pedían por favor que no llorara.

Este hombre sin consuelo, sin vida gemía tan alto
Día y noche sin parar se escuchaban sus lamentos
Y yo me preguntaba, le preguntaba a Dios en lo alto
Porque este castigo? Porque pasar estos momentos?

No te parece poco que su familia muriera comido?
No te parece poco que sus piernas ya no tuviera?
Dame una señal que me devuelva la fe tan siquiera?
Para seguir mi camino, O es que estas dormido?

Porque esta cosa tan cruel le sucedió a este hombre?
Porque no se murieron todos si era su infame destino?
Para que lo dejas muerto en vida y tirado en el camino?
Dime si estas cosas están hechas por ti? O en tu nombre?

Todo el que se le acercaba le decía que por ellos viviera
Que no se quitara la vida porque El tenía grandes motivos
Denunciar su crimen, que el mundo entero esto supiera
Lo que sucede a un cubano por vivir en la isla cautivo.

Por no tener libertad, en su tierra donde nació
Este pude ser yo, otros treinta mil que allí estaban
Todo porque el cruel tirano reprimía, mataba, abusaban
Del que a la maldita revolucion nunca perteneció.

Yo le pedía a Dios que no me cruzara nunca con El
Porque nunca he podido ser mentiroso, ni hipócrita
Y entonces me tocaría a mí, sabe Dios! el cruel papel
De decirle la verdad, la que negaban y ya está escrita.

Pero así sucedió, llego el día que nunca en vida quise
El día que no tuve más remedio que aceptar por destino
Por el cual en el alma tengo aun abiertas mis cicatrices
Decirle aquel hombre, lo que yo todavía opino.

Míralo de esta manera le dije con una voz fuerte
Ya estás muerto no lo vez? No tienes ningún aliciente
Te pueden decir que vivas, que trates de vivir, ser fuerte
Y qué hay de tu dolor, el que está luchando en tu mente.

Ese no se quita con nada, estás muerto hermano repito
Termina ya con tu vida, no te dejes compadecer, engañar
Que de todas formas yo y nadie aqui mas va llorar
Más de lo que llore, pero tu vivirás convertido en un mito.

Siempre me acordare de ti como un hombre valiente
La muerte es generosa a veces créeme hermano
Y en tu caso ya no hay mas nada que hacer, nada pendiente
Solo calmar el dolor aunque somos seres humanos.

Aquí a todos se les olvido una cosa, la más triste y dura
Que tú no tienes vida, solo heridas, dolor en el alma
Más fuerte que el de tus piernas y todas las quemaduras
Y tienes derecho a quitarte la vida, por salvar tu alma.

Que cuando la vida es un dolor tan grande que no cesa
El suicidio es un derecho que tenemos estoy seguro
Que no vivirás todo el tiempo estando en lo oscuro
Para ver si un día tu dolor, tu pena, tu maltirio recesa.

Que cuando la vida es un martirio, o tal ves un deshonor
El suicidio es un deber que también seguro tenemos
Solo hay que encontrar a Dios y que nos dé el valor
Porque al mismo cuentas, un día le rendiremos

Perdona por no ser hipócrita, yo me uno a tu dolor
Y si no tienes valor yo mismo te quito la vida
De todas formas soy cimarrón, igual que tu suicida
Y en esta también mi salida, perdí mucho y tengo dolor.

No me puedo comparar contigo, no me puedo quitar la vida
Prefiero seguir en pie, y yo por ti, por mi, por todos rezare
Hasta el final de mis días, donde siempre recordare, contare
Esta historia que nunca quise, pero que tengo escrita, vivida.

Que si te sirve de algo esta opinión que yo digo y tengo
Ve haz lo que tengas que hacer, morir, o volver a renacer
Tener un encuentro con tu claridad, y yo digo y sostengo
Que lo que tu decidas nadie podrá opinar ni deshacer.

No supe mas de aquel hombre, llore, y lloro todavía
Y esta es solo una historia, de las muchas que yo tengo
De las miles que recuerdo en mi vida, de donde yo vengo
Y como puedo todavía mirar al cielo saber si aun vivia.

Que tengo fe y no sé de donde proviene y comprendo
Será que la vida fue generosa tal vez conmigo
Tengo muerto a muchos de mis mejores amigos
Y esta historia es real y juro que no estoy mintiendo.

Quise hacer unos versos sobre esta humana tragedia
Que no pareciera una historia de Hollywood, un cuento
Pero fue algo real que a veces recuerdo y no cuento
Es la historia de mi Cuba, la que sucede día tras día.

Y no puedo pasar por alto lo que dijo este hermano
Me abrazo, me dio sus manos, y con llanto en sus ojos
Me dijo tienes razón así pienso y sé que no es sano
Pero no hay otra forma de calmar el dolor, estos enojos.

Que el dolor es demasiado, no puedo vivir, no puedo
Gracias por darme la fuerza, la certeza que no tenía
Y allá en el cielo te espero, acabare con la letanía
Y no debes tener temor, porque yo ya no tengo miedo.

Me distes la fuerza que necesito, dices lo que ya sabía
Te agradezco te doy mi palabra que alivio senti, me distes
Aunque sea por este día, y se que a Dios le pediste
Por mi alma y porque no te diera este penoso día.

Fin
Dumey corzo

dumey corzo

Subir