P O E M A S - Lecturas: 1915564 - Poetas: 965 - Poemas: 11822
Poemas clasificados por autor y orden alfabético Autor alfabético Poemas clasificados por autor y orden cronológico Autor cronológico Poemas clasificados por nacionalidad Autor Nacionalidad Leer todos los poemas secuencialmente por orden cronológico poemas CRONOLÓGICO Buscador de poemas Volver
poema
 

Juan Carlos Almanza

Lecturas: 239

Agregar comentario
Este poema no tiene comentarios.

EL BRILLO DE SU COROLA
El barniz de la amapola es el color de su corona,
de su corola precisando más lúcidamente,
como el cielo que me asiste en su fragancia,
su color es la pasión de cien volcanes,
yo pido solemnemente que del universo caiga
la vara de los sueños con la que puedes llegar
a tu sueño favorito y traerte lo que de él desees
para hacer real lo que considerabas una quimera,
es una realidad, muchacha, no me prodigues,
que tan sólo es un trozo de algodón,
en manos de sucias yemas por la desidia,
todo se vuelve en una vorágine de colores
que tornan a ser negro, de deseosos, afirmas,
la batalla contra el dolor no visible
siempre está ahí, en verdad, nunca desaparece,
es un verdugo que no deja de torturar
por medio de la sugestión y de la memoria,
poesía que se vuelve llana no para el pueblo
porque el pueblo crece, sino prosaica
para mentes devoradoras de versos infinitos
que en cada renglón donde se puede hacer
uno eterno a base de esfuerzo levantando la luna menguante
respira tranquilo la soledad del solitario,
todo cuenta en el paisaje estrellado contra muros,
los chopos bailando al ritmo del viento
danzan macabramente como bailarinas cruentas.
Y mientras mi ser pensando en el barniz de la amapola,
en el color de su corona, en el brillo de su corola,
la victoria no existe, el error, es lo único que aprendo,
letras que quisieran ser de carne para poder
contener espíritu solamente, apartado de ello,
de lo que de humano tiene, ceniza en el tiempo,
nada no es indiferente mientras se piensa en ello,
tu gran ingenio lo utilizas para causas menores,
todo está escrito por un ser que cada uno tiene dices,
otro dice ese ser será ganado con la muerte,
yo sigo mirando el barniz de la amapola,
la sangre de los campos amanecidos en la mañana
condensada en una flor silvestre y sola
que me revela el olor a pan reciente en la aurora
y la lucha contra lo infame y el dolor dual
alejado de teorías desoladoras para la vida y la alegría…

Juan Carlos Almanza

Subir