P O E M A S - Lecturas: 1915564 - Poetas: 964 - Poemas: 11822
Poemas clasificados por autor y orden alfabético Autor alfabético Poemas clasificados por autor y orden cronológico Autor cronológico Poemas clasificados por nacionalidad Autor Nacionalidad Leer todos los poemas secuencialmente por orden cronológico poemas CRONOLÓGICO Buscador de poemas Volver
poema
 

dumey corzo

Lecturas: 316

Agregar comentario
Este poema no tiene comentarios.

Cae la lluvia
Cae la lluvia sin parar
sobre la tierra esparcida
y yo recuerdo que el SIDA
está matando sin cesar.

Cae la lluvia sin cesar
y se para de pronto la vida
de forma natural, concebida
comienza el ciclo a pasar.

Corre inusitada entre zanjas
que abre como un manantial
y en la tierra verdes franjas
resucitan de manera vital.

El pasto reverdece y las flores
adornan la mesa de los animales
y en los frondosos matorrales
sonidos se mezclan con olores.

Cae la lluvia placentera
anunciando la vida que comienza
y todas las especies empiezan
el canto alegre a la primavera.

Mientras el poeta se llena
las pupilas, insomnes, molestas
se prepara para la fiesta
de su espíritu y su alma buena.

Y toda esta ópera tan estricta
que rodea al ser humano
no lo llena, y en sus manos
es el corazón quien le dicta.

Que protejan a sus vidas
que disfruten estos placeres
y que dejen de infestar a seres
que hoy sufren de SIDA.

Todo por no saber comportarse
irrespetar la madre naturaleza
si está establecido que amarse
es mejor usando nuestra cabeza.

Que hay que protegerse del SIDA
de esa plaga maldita, nefasta
que se ha llevado muchas vidas
y es hora de decir. ¡YA BASTA!.

Renacer al igual que la naturaleza
que nos da la fuerza, la voluntad
y no vivir haciendo torpezas
por el bien de la humanidad.

Y el grandioso poeta que traía
en su puño un ramo de flores
las lleva a su amor eterno
a su tumba, en un gesto tierno.

Escribe unos versos con sentimiento
dedicado a lo más sublime
y su llanto que ya no reprime
caen sobre la lapida, y el viento.

Cae la lluvia caprichosa sin cesar
y todos disfrutan la caida de ella
porque es la cosa más sutil y bella
que cae tierna del cielo sin parar.

Y sobre la lluvia del suelo ya ruedan,
los versos sencillos de aquel poeta
que vio morir a su amada casi seca
como la mas linda rosa que tanto amo,
porque el SIDA se aparecio, y la tomo
la arranco sin piedad de sus manos
y no hubo salvacion, ni ninguna receta
ni una píldora en liquido, ni un tomo
que le dé esperanza de vida alguna
al ser humano que de SIDA hoy peca.


Y este mal que es satanico e incurable
que lo puede padecer casi cualquiera
que no menciona nombres, ni culpables
a quien en vida emfermara o contrajera
Es el más horrendo y despreciable crimen
Que de la naturaleza te borra, te exime
y no cree en cultura, o ningún régimen
que este mal se cure o un día se aproxime
a cuanto mato, y matara el SIDA, en esta ERA.

Ahora es el tiempo magnifico, real de vivir
A la pal de todos, la naturaleza y el planeta
Celebrar por la vida, la Fe de nuestro existir
y que no habra silencio mientras quede poetas.

Las formas vendrán solas a confortar la mente
En el teclado de escribir está presente cada letra
Pero en medio de la lluvia, que cae de repente
Pensé del SIDA, y de sus malditas letras.

Aquí termino y con esto usted haga
Yo no tengo, nada más profundo que decir
Solo que el SIDA a mi entender y sentir,
Es la más grande y fuerte de las plagas.

Fin
Dumey corzo

dumey corzo

Subir