P O E M A S - Lecturas: 1915564 - Poetas: 963 - Poemas: 11821
Poemas clasificados por autor y orden alfabético Autor alfabético Poemas clasificados por autor y orden cronológico Autor cronológico Poemas clasificados por nacionalidad Autor Nacionalidad Leer todos los poemas secuencialmente por orden cronológico poemas CRONOLÓGICO Buscador de poemas Volver
poema
 

Thaled

Lecturas: 169

Agregar comentario
Este poema no tiene comentarios.

AYÚDAME A MORIR UN POCO
Ayúdame a morir un poco
o ayúdame a soñar un trecho
No te pido nada más
Solo saber que me continúas
cuando permanezco deshabitado…

.
Poco a poco me doy cuenta
que nada puede ser más cierto,
que la certeza se alcanza cuando conversas
con la inversa de tu contrario,
que a veces en las conversaciones te multiplicas y anocheces
Y que todo comienza cuando me miras de una forma
y yo te sonrío de la otra...

.
¿Estás consciente?
No tengo la seguridad
pero seguro que poseo la certeza
Hay tantas cosas de las que hablar
tantas por apasionarse,
tantas para descubrirnos inmóviles aunque la velocidad
nos acompañe,
tantas historias mientras despertamos....
.
Esto, a pesar de tu aturdimiento,
aunque no lo recuerdes nos sucedió tal
y como te lo descubro:
.
La lágrima, entre nosotros,
siempre fue el espejo perfecto de la nostalgia
En ocasiones, creo que sin darnos cuenta,
se nos convirtió en el lenguaje del transeúnte imaginario
o de nuestra soledad manifiesta
Se nos vistió de un tejido de gestos
que nunca llego a desnudarnos
.
La lágrima, aquel día,
te la susurré como lluvia de mi boca callada
Y tú, me dijiste con total certeza,
tal vez sea la palabra justa, la que no se vislumbra
pero siempre se detalla
pero siempre se detalla
Me reprochaste sin entusiasmo y en voz alta,
aunque supongo que de forma delicada,
que tus lagrimas eran biblioteca fugaz de nuestra historia:
imaginación amarga
Ese sentimiento que nos huye o nos levanta
.
Yo, te estuve mirando con el total interés
que me dejan los pensamientos de mariposa
Me quite el disfraz,
y dejando escapar el recuerdo por el balcón que se vislumbra
el mar,
percibí de forma extraña
Me di cuenta que ya nada nos puede despertar
Me di cuenta que la lagrima es un detalle que siempre formo parte
de nuestro cruel hogar

Thaled

Subir