LA MIRADA PERFECTA
Autor: mimosin
En mis ojos sin reflejo
busco de mi alma el espejo,
en el cielo el horizonte
extiende sus brazos
proclamando mi nombre.
Y gritando los rumores
del corazón desaparecido,
que se vuelve amante
con el silencio del olvido.
Y con los ojos del destino
que perfectos y perpetuos
se convierten en testigos
del amor del alma y del olvido.
Y los ojos tuyos
que me piden que te cante
el recuerdo envolvente
de mi aliento sollozante.